La interpretación vital

Apoyo en el aula

Este es un artículo de
opinión que escribe
Amalia San Román.
Amalia trabaja desde
hace muchos años apoyando
a las personas con
discapacidad intelectual
y del desarrollo.

Amalia reflexiona sobre
cómo damos apoyos a
las personas y hasta
qué punto se respeta
y se escucha su voz
cuando se les acompaña.

Quizás la conclusión
que se puede sacar
después de leer
el artículo es que
lo mejor que se puede
hacer es volverse
invisible y permitir
que la persona se
exprese por sí misma.

Cuando dice ‘volverse
invisible’ se refiere
a que la persona de
apoyo no tiene que
tener protagonismo
sino que debe
dejar toda la iniciativa
a la persona con
discapacidad intelectual.

En el caso de las
personas con grandes
necesidades de apoyo
es más complicado.
De todas maneras,
Amalia dice que para
las profesionales, familias
y voluntarias lo normal
es dudar. Que eso es bueno.

Cuando Amalia dice que
«lo mejor es dudar»
se refiere que nunca
nadie lo sabe todo
en relación a cómo
actuar en estos casos.
Por eso, dudar es bueno.

Más abajo puedes leer
el artículo completo.

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Autora: Amalia San Román. Plena inclusión España

Cuando las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo pueden comunicarnos lo que quieren, piensan o sienten (hablando o a través de sistemas adaptados como pictogramas, signos etc…), para quien les da apoyo resulta más sencillo ser invisibles. Basta con preguntar y escuchar lo que dicen, quedarnos en un segundo plano y dejarles participar.

Pero cuando la participación de las personas depende de nuestro apoyo directo, porque nos cuesta comunicarnos con ellas, todo es más complicado. Ya no podemos estar seguras de lo que quieren o necesitan. Por eso intentamos escuchar, observar, e interpretar. Interpretar significa “traducir” lo que creemos que nos quiere decir. Pero debemos hacerlo desde su estilo de vida, teniendo en cuenta cómo es y lo que le hace sentir bien o mal.

Es un apoyo muy complejo porque siempre tienes dudas. Por ejemplo, Mari Mar no habla, no comprende los pictos, no hace signos…, pero después de mucho tiempo con ella, de hablar mucho con su madre, con su primo y con personas que la quieren y la conocen; soy capaz de interpretar cuando algo le gusta o no. Sé cuáles son las actividades que más le emocionan y puedo proponerle otras que crea que le van a gustar también. Puedo facilitar sus elecciones, no hablando con ella y explicándoselas, sino haciéndolas a la vez. Puedo intuir que hay cosas que nunca ha hecho, y que creo que le gustarían, porque la he visto disfrutar en otras parecidas.

Hace unas semanas, pedimos a las personas de la Red Todos Somos Todas que nos mandaran vídeos cortos de gente con muchas necesidades de apoyo para montar un pequeño video homenaje. Y les decíamos que intentaran buscar a las personas que, si pudieran, levantarían la mano para decir: ¡Yo quiero salir en ese video!

Llegaron muchísimos videos de gente con grandes necesidades de apoyo y con pinta de estar pasándolo muy bien. Todas las personas de apoyo que mandaron esos videos han “interpretado” que esas personas dirían que «sí» a salir en el homenaje. Y lo han hecho, porque en otras ocasiones parecidas les habrán visto disfrutar, porque sonríen cuando se ven en grabaciones, porque son simpáticas con la gente nueva, porque no son tímidas.

De esto hablamos el pasado 24 de septiembre en el Viaje 3 del Encuentro El Poder de Las Personas. Lo puedes ver aquí:

Por último, quiero agradecer a todas las personas de apoyo (profesionales, familiares y amigas) que dudan. A toda la gente que desconfía sobre si lo que están haciendo es lo que la persona elegiría, porque esa duda es la base del respeto y el buen apoyo.

Amalia San Román

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba