Revista digital del movimiento asociativo Plena inclusión

Especial Cultura inclusiva y arte

Número 474. Octubre de 2022

El arte es un espacio de convivencia

Mikey Mondejar
Mikey Mondejar. Escritor. Tertulia Literaria Fundación Argadini.

El arte no conoce de nombres. No conoce de etiquetas, de distinciones. Es un espacio, un ambiente donde uno puede expresar sus sentimientos en su forma más pura, a través del medio que le resulte más familiar. Los símbolos, las formas y los sonidos ayudan al artista a representar su visión del mundo, sus esperanzas, sueños y miedos, a la vez que abren los ojos del espectador, ofreciéndole una nueva vista sobre el mundo que le rodea a través de una mirada ajena a la suya.

Esta perspectiva se puede representar en una infinidad de maneras diversas. Un cuadro de un claro en un bosque, por ejemplo, puede desatar un sinfín de opiniones diferentes. Alguien quien ha vivido toda su vida rodeada de rascacielos y de hormigón puede ver en los árboles un espacio confortante o aterrador, mientras que otro quien vive en el campo puede opinar que es la misma imagen que ve todos los días, y apenas le presta importancia.

Una persona quien se siente pleno miembro de la sociedad puede sentirse en paz con los árboles, como un reflejo de su orden y estructura; por otra parte, alguien quien se siente excluido o marginado puede ver en el claro un lugar seguro, un lugar donde se puede sentir libre para ser quien es, sin críticas ni obligaciones. Así pues, una imagen puede tener varias interpretaciones, pero sigue siendo la misma imagen, con los mismos colores y diseños para cada persona.

Cabe destacar las interpretaciones de los miembros de la sociedad con discapacidad intelectual y del desarrollo. Volviendo a la imagen del claro en el bosque, se puede encontrar una combinación de todas las interpretaciones: tranquilidad, orden, aceptación, miedo…

Esto muestra que, incluso si hay cierta dificultad en comunicar lo que piensan o sienten, las personas con capacidades distintas tienen opiniones igual que cualquier otra persona, algo que puede ampliar la perspectiva de la sociedad en general si se les da el tiempo para expresar sus puntos de vista.

Invirtiendo la idea, si la imagen es creación de una persona con capacidades distintas, es sorprendente ver cómo reaccionan los espectadores, tanto si conocen la capacidad del artista o si no la conocen: pueden formar una opinión afectada por el prejuicio, tanto positiva como negativa, sin conocer las experiencias del artista. Así, el arte puede ser una manera de entender la perspectiva de las personas con capacidades distintas, sus esfuerzos y sueños, dejando de lado las ideas previamente formadas por el nombre impuesto a su condición.

Sin nombres ni prejuicios, el arte llega a ser un medio a través de la cual todas las personas pueden exponer sus ideas y sus visiones del mundo. Pero para entender, para ahondar en la inspiración y el propósito del artista, es necesario hablar como iguales, como miembros de plena inclusión en la sociedad. Tanto si es una diferencia física o intelectual, o un simple desacuerdo entre personas neurotípicas, cualquier miembro de la sociedad puede aprender algo nuevo, de la vida o incluso de uno mismo, a través del arte, al tomar el tiempo y escuchar a los demás que le rodean.

Sobre el autor

MIKEY MONDEJAR es escritor.  Nació en Madrid (21 de enero de 1992).  Es bilingüe en español e inglés, ha estudiado francés y alemán. A los 10 diagnosticaron síndrome de Asperger.

Estudió en un colegio inglés (Hastings School), y en la  Universidad Americana (St. Louis University). Licenciado en filología española. Le gusta leer, escribir, actuar, estar tranquilo y los idiomas.

Ha publicado 2 libros de poesía Spectro y Veinte días a la medianoche con la editorial Huerga y Fierro.

¡Apuntate a nuestros eventos online!

¿Te interesan los temas relacionados
con la discapacidad intelectual?
Plena inclusión prepara cada año
una agenda de eventos online
de aistencia libre y gratuita.

Más información

Mikey Mondejar

Ir arriba