Revista digital del movimiento asociativo Plena inclusión

Especial sobre Justicia y persona facilitadora

Número 471. Junio de 2022

¿Por qué es necesaria la facilitación? Las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo nos lo explican

Repor facilitador 2

El informe «La facilitación
del acceso a la justicia»
recoge algunas situaciones
vividas por varias personas con discapacidad
intelectual y del desarrollo
que explican la necesidad
de la facilitación
de los procesos judiciales.

Por ejemplo Noelia,
que fue víctima de un delito:

«Cuando fui a denunciar a comisaría,
resultó que por casualidad me encontré
con uno de mi asociación que es facilitador.
Yo no sabía que existía este equipo
y entonces ahí ya me explicaron
en qué consistía, me preguntaron
si estaba de acuerdo y me acompañaron en todo.

«En el juicio hubo palabras
que utilizó el juez
que no se entendían,
allí como que no se utiliza la lectura fácil (…) algunas cosas sí que le pregunté al facilitador, pero también hubo cosas
que no pude preguntarle
porque el juez hablaba muy deprisa
y no me daba tiempo.

El facilitador te da más seguridad
a la hora de ir a comisaría
y a los juicios.
También cuando tienes algo con la abogada, porque si no entiendes algo y te acompaña,
te lo puede explicar (…)
Si no tienes este apoyo, pues te sientes insegura, como que al tener discapacidad,
no te van a entender igual
que si tienes esos apoyos».

A Sandra, otra mujer agredida,
el juicio se le hizo muy difícil:

«Te están hablando de una forma
que no entiendes,
encima te lo están diciendo
en un momento que te han agredido
y estás en shock,
tienes que poner la denuncia,
estás agobiada, te meten un papeleo,
te hacen un batallón de preguntas…

Creo que el trabajo de la facilitadora fue bueno porque me dio seguridad.
Aunque sea una cosa muy difícil de entender
lo que diga el juez,
te da una seguridad, una confianza,
esa tranquilidad y ese apoyo
que si no lo tuvieras estarías muy nerviosa.

la facilitadora me acompañó durante todo el juicio. Y luego también, si necesitaba
apoyo por alguna duda que tenía, podía
llamarla.
Tuve un pequeño problema:
mi agresor hizo una cosa
que no tenía que hacer,
que fue llamarme.
Se lo dije a la facilitadora,
estuvimos hablando y me explicó todo
lo que tenía que hacer
si quería volver a poner una denuncia y eso».

Para Violeta, lo más importante
es que la persona que facilita
esté pendiente de si se entienden
las preguntas en el juicio:

«El juez te hace preguntas
y tú le tienes que responder,
pero si realmente no entiendes algo,
pues sí que la facilitadora está un poco pendiente,
por si contestas sin entender,
para que quede bien claro
lo que contestas.
Porque si tú contestas sin entender las cosas,
el juez escribe lo que tú le dices.
Entonces la facilitadora está pendiente
de que no contestes
sin entender las cosas».

A esta opinión se suma Sebastián,
interno en un centro penitenciario,
que también ha usado la facilitación.
Según el, ante jueces y abogados
«siempre había dicho a todo que sí pero sin entender lo que me decían”.

Por último Noelia ofrece un apunte más:

«No me parecería justo
que haya que pagar
por tener al facilitador
porque realmente todos no tenemos
las mismas situaciones.
Entonces no me parecería justo
que unos sí lo tengan porque puedan pagar
y los demás que no puedan pagar
no lo tengan.»

 

Fermín Núñez

Equipo de comunicación de Plena inclusión España
Ir arriba