Revista digital del movimiento asociativo Plena inclusión

Especial Ganamos en Comunidad

Número 470. Mayo de 2022

Isabel del Hoyo: «Hay que generar cambios para que las personas sean más felices»

Isabel del Hoyo, directora de Autismo Cádiz
Isabel del Hoyo, directora de Autismo Cádiz

Isabel del Hoyo es directora de Autismo Cádiz (Plena inclusión Andalucía). VOCES ha querido entrevistarla por su dilatada experiencia de compromiso y trabajo en el movimiento asociativo. Del Hoyo fue una de las personas que participaron en el anterior Congreso de Plena inclusión en Toledo, hace 12 años. De ahí el valor que adquiere su opinión sobre los cambios que hemos vivido desde entonces y lo que puede deparar el futuro.

Tú participaste en el Congreso de Toledo 2010 ¿Cómo recuerdas ese momento? Fue una cita crucial para el cambio del paradigma, la mirada y la visión. Se decide pasar de hablar del “ladrillo” y de furgonetas para centrar la atención en las personas. Y también creo que empezamos a fijarnos en la importancia del contexto. Nos planteamos la necesidad de la incidencia política, porque había que cambiar leyes. Es un momento en el que empezamos a plantearnos la importancia de formar parte de la comunidad.

Los cambios se fueron produciendo a gran velocidad. Sí. Han sido 12 años de muchas transformaciones. Y un cambio muy bonito. Hemos visto que no solo los grupos de autogestores toman el poder, sino que se crean estructuras para que se conviertan en portavoces del movimiento asociativo. Las familias también han apoyado este proceso. Sigue habiendo algunas que piensan que las organizaciones son gestoras de servicios, pero otras muchas están a favor de que sean motor de cambio social. Sin embargo, me parece que en el papel profesional no ha habido tantos cambios como a mí me gustaría. Hay cierta resistencia, cierto miedo a perder el papel de quien sabe qué es lo bueno para las personas con discapacidad, pero creo que resulta irrebatible que hay que generar cambios para que las personas sean más felices.

Luego llega la COVID. Ha sido un acontecimiento que ha llegado para poner en duda cuestiones que creíamos superadas. Ha supuesto en ciertas cuestiones un parón. Por ejemplo, en mi organización teníamos un compromiso de mínimos que marcaba que las personas debían estar al menos un 50% en la comunidad, y no de cualquier manera. Y eso se ha cortado. Así que se han puesto en cuestión avances que creíamos ya superados. Entiendo que los profesionales tenemos la obligación y el compromiso de hacer reales y consolidar los cambios conseguidos en estos 12 años. Porque creo que no debería ser ya innovador que hagamos actividades en la comunidad, ni que reclamemos derechos ciudadanos para las personas.

¿Y las administraciones públicas? En mi opinión están igual o peor que hace 12 años. No hemos sido capaces de influir lo suficiente. Seguimos teniendo un modelo de servicios asistencial. Parece que lo único que la gente pide es un servicio y en realidad hablamos de derechos. Es muy perverso generar servicios basados en terceros. Lo siento, pero veo que persiste un modelo paternalista.

¿Qué esperas del Congreso de Valencia? Es fundamental que logremos un consenso dentro del movimiento asociativo de la discapacidad, y no solo dentro de Plena inclusión. Debe salir de allí el mensaje de que nadie es dueño de nadie y que las personas se representan por sí mismas. Además, veo necesario que se forme un bloque para que las exigencias antes las administraciones públicas sean unitarias.

Por otro lado, creo que debería haber una mayor exigencia, hacia las organizaciones, respecto a la necesidad de una actitud coherente en su labor. Tendría que haber convocatorias extraordinarias ligadas a la transformación, a la innovación. Si nos creemos que las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo están en el centro de nuestro trabajo, tenemos que asumir estrategias claras que faciliten entender esa transformación y hacer realidad el modo de apoyarlas.

José L. Corretjé

Plena inclusión España
Ir arriba