¿Qué apoyos dan los servicios y centros sobre la sexualidad de las personas con discapacidad intelectual?

Plena inclusión ha hecho un estudio
sobre qué apoyos sobre sexualidad
dan las entidades a las personas
con discapacidad intelectual o del desarrollo.

La sexualidad es por ejemplo:
– Conocer tus genitales.
– Aceptarte como mujer u hombre
y aceptar qué tipo de personas te gustan.
– Expresarte a gusto en intimidad
y en tus relaciones personales
y tus relaciones sexuales.

El estudio se basa
en el posicionamiento sobre sexualidad,
que es un documento con la opinión oficial
sobre el tema de Plena inclusión.

Para hacer el estudio,
se ha preparado un cuestionario
con preguntas sobre 9 temas.

Por ejemplo:
– Información y educación sexual.
– Cómo ves tu cuerpo desnudo.
– Relaciones personales.

El estudio se ha hecho con las respuestas
de 203 profesionales de entidades.

Imagina que es un examen
y puedes sacar una nota de cero a 10.

En el estudio, hemos aprobado por poco.
El resultado es un poco menos de 6 puntos.

Qué está mejor:
– La autodeterminación o toma de decisiones.
– Las relaciones personales.

Qué debemos mejorar:
– Es necesario hacer cosas para mejorar
la intimidad de las personas y sus espacios privados.
– Que las personas con discapacidad
disfruten la masturbación.
La masturbación es por ejemplo
acariciar tus órganos sexuales
para tener placer.
– Más materiales accesibles
sobre educación sexual.
– Que las entidades colaboren más
entre ellas.

Descarga
Posicionamiento sobre sexualidad. Lectura fácil
Herramienta de evaluación e informe de implantación del posicionamiento de sexualidad 2020

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Plena inclusión España presentó el pasado viernes su herramienta para evaluar los apoyos que se dan a la sexualidad de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y los primeros resultados de aplicación de la herramienta.

La herramienta se basa en el posicionamiento sobre sexualidad y consiste en un cuestionario de evaluación. El cuestionario ha sido aplicado por primera vez y recoge los primeros resultados en un informe.

El proyecto se ha realizado en colaboración con la Asociación Sexualidad y Discapacidad.

El posicionamiento

La junta directiva de Plena inclusión aprobó su posicionamiento sobre sexualidad en 2017. El documento contiene 8 mínimos respecto a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo: información y educación sexual, intimidad, consideración hacia su cuerpo desnudo y su pudor, autonomía y autodeterminación, identidad sexual y orientación del deseo, relaciones personales, apoyos necesarios y perspectiva de género.

El cuestionario

El cuestionario se ha construido sobre esos 8 elementos del posicionamiento, incluyendo un noveno: el trabajo compartido entre profesionales y familias. “No es un examen”, se señala en el propio documento, “es una fotografía de cómo está la situación en centros y servicios”.

El cuestionario cuenta con una versión auto aplicable, útil para que cada entidad pueda evaluar su propia situación y proponer un plan de mejora. Además, es posible comparar los resultados con los del propio informe.

Incluye ítems a valorar como si el centro o servicio ofrece formación sobre de educación sexual, si a las personas con grandes necesidades de apoyo se les anticipa, de manera accesible para ellas, que se va a acceder a su cuerpo desnudo, a la hora de prestarles apoyos o si se trabaja para que las personas con discapacidad intelectual del colectivo LGTBI se empoderen respecto a su sexualidad, por ejemplo, participando en manifestaciones por sus derechos o en otras actividades.

Los resultados

203 personas de 11 comunidades autónomas que trabajan en el movimiento asociativo Plena inclusión han participado respondiendo al cuestionario.

El primer informe da un 57,9%, un “resultado discreto” que “da un margen de mejora teniendo en cuenta que el posicionamiento habla de mínimos”, señala Gaspar Pablo Tomás, de la Asociación Sexualidad y Discapacidad.

El factor que peor puntuación tiene es el de los apoyos necesarios, sobre todo en relación con la intimidad. Otro factor que necesita mucha mejora es el de la información.

Los factores que mejores resultados obtienen son la autonomía y la autodeterminación, la perspectiva de género y, sobre todo, las relaciones personales.

Algunas mejoras concretas que se apuntan son facilitar el disfrute de la masturbación, más materiales accesibles sobre educación sexual, la coordinación, aportar más referentes y visibilidad de personas con identidades de género y orientación sexual no normativas o el uso de lenguaje inclusivo, entre otras.

El próximo paso ya está en marcha: un pilotaje de sexualidad, un proyecto que sirve para experimentar planes de mejora que luego puedan replicarse.

Vídeo de la presentación

130 personas se conectaron al seminario de presentación de la herramienta y la grabación ya está disponible.

Carlos de la Cruz, de la Asociación Sexualidad y Discapacidad, celebró que, el ámbito de la sexualidad, por fin se haya pasado del tabú a la tarea: “Ya no es algo que se pide permiso para hacer, es algo que las entidades asumen que deben hacer”.

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba