¿Por qué hablar de esterilización forzada en lugar de esterilización forzosa?

Parece que en poco tiempo
España va a prohibir
la esterilización forzada.

La esterilización forzada es operar
a una persona sin su permiso
para que no pueda tener hijas e hijos.

Muchas mujeres con discapacidad intelectual
han sido operadas así.

Hay 2 formas de llamar a esta operación:
1. Esterilización forzosa.
2. Esterilización forzada.

La palabra forzosa significa
que no había otra opción.

La palabra forzada significa
que sí había otra opción.

Creo que operar a una persona sin su permiso
cuando hay otras opciones.
es una forma de violencia.
Le estas forzando.

Yo prefiero decir esterilización forzada
porque refleja mejor lo que es.

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Por fin, el pasado 10 de septiembre, el Congreso inició los trámites para prohibir en España la esterilización forzada. Se trata de una práctica permitida legalmente en nuestro país que ha hecho posible que se opere a miles de mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo para evitar que puedan ser madres, a menudo sin su consentimiento.

La mayoría de las noticias y la legislación utilizan el término “esterilización forzosa”. Pero, personalmente, y dado que el lenguaje no es neutro, apuesto por el adjetivo “forzada”.

Cuando consultamos el diccionario, la palabra “forzoso” contiene como acepciones los términos “ineludible” o “inevitable”. La esterilización, en este caso, es completamente evitable. La palabra “forzosa” da la idea de que no había otra opción, de que se hizo por obligación.

Por contra, el adjetivo “forzada” transmite de forma más fiel lo que esta práctica significa: operar a una persona sin su consentimiento es un tipo de violencia. Se le fuerza.

Es parecido a cuando se habla de desaparición forzosa o forzada. La primera ocurre por algo que no puede controlarse y nos obliga a proceder de una determinada manera. La desaparición forzada es la ejercida por unas personas con su voluntad y su poder sobre otras personas, víctimas de la desaparición.

Me atrevería incluso a decir que es parecido a la diferencia entre frases como: “la policía tuvo que intervenir” y “la policía intervino”. Hay entre ellas un matiz esencial. En el primer caso, parece que estamos protegiendo a la policía, parece que no tuvo más remedio que hacerlo. Pero, quizá, como señalo, siempre hubo otra opción.

olga berrios

 

Olga Berrios.

Responsable de accesibilidad y equipo de comunicación de Plena inclusión España

Artículo publicado en la Revista Voces 453

Enlaces relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba