Plena inclusión propone una progresiva relajación de las medidas que limitan las salidas de personas con discapacidad intelectual de las residencias

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

La organización que gestiona 1.016 centros residenciales de todo el país demanda a las autoridades sanitarias flexibilidad para que estas personas retomen su vida como el resto

Madrid, 21 de abril de 2021.-  El movimiento asociativo de Plena inclusión propone que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que viven en residencias puedan disfrutar, como el resto de la población, de una progresiva relajación de las limitaciones en sus salidas para ver a sus familiares y seres queridos. Esta demanda llega ante la constatación de que todavía, en la mayoría de las comunidades autónomas, las autoridades sanitarias mantienen medidas más restrictivas a estas personas respecto a su salida de las residencias y al régimen de visitas, pese a que el porcentaje de vacunación allí es muy alto y el número de contagios se ha reducido drásticamente.

Desde el grupo COVID-19 de Plena inclusión, un foro de coordinación sobre medidas de prevención y seguimiento de la pandemia en los 4.000 centros y servicios con los que cuenta en toda España, se recuerda que muchas personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que viven en residencias están cayendo en estados emocionales de apatía y tristeza. Desde Plena inclusión Canarias, su presidenta, Carmen Laucirica, resume la situación: “Se está penalizando a las personas con discapacidad de las residencias por el modelo de recurso en el que residen, cuando ni siquiera eligieron vivir allí. Si les preguntáramos, seguro que preferirían vivir en comunidad”.

VACUNACIÓN MÁS ÁGIL

Por otro lado, Plena inclusión insiste en demandar que se acelere la vacunación de personas en situación de dependencia y con grandes necesidades de apoyo. Aunque no en todas las comunidades autónomas este proceso se ha ralentizado. En Murcia y en Canarias se ha vacunado o está en fase de vacunación la práctica totalidad de las personas consideradas como grandes dependientes, que según la Estrategia Estatal de Vacunación pertenecen al grupo IV. Ambas comunidades autónomas son ejemplo de una gestión diligente de la inmunización de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo.

"La coordinación entre nuestras asociaciones y las consejerías de Salud y Política Social ha sido muy eficaz para administrar la vacuna a nuestras hijas, hijos, hermanas y hermanos con discapacidad intelectual o del desarrollo (síndrome de Down, parálisis cerebral, TEA, etc.) porque hemos trabajado codo con codo y hemos puesto nuestra infraestructura y nuestro personal manos a la obra desde el primer momento", sostiene Joaquín Barberá, presidente de Plena inclusión Región de Murcia.

 “Viendo que es posible, pedimos a las autoridades sanitarias, tanto del Estado como de las CCAA, que aceleren la vacunación de esta población en todo el territorio nacional”, defiende Santiago López, presidente de Plena inclusión España.

Esta organización, que reúne a 935 asociaciones que gestionan 4.000 centros y servicios en los que se atienden las necesidades de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo y sus familias, exige además que se inmunice a las principales cuidadoras y a todo el personal sociosanitario que trabaja en estos centros.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba