Elisa, persona con grandes necesidades de apoyo: “Ahora tengo una habitación para mí sola y el mando de la tele”

El proyecto Mi Casa
es proyecto de Plena inclusión
que promueve la vida independiente
de las personas con discapacidad intelectual.

En este seminario llamado ‘Desinstitucionalización:
una vida como las demás’
hablaron profesionales, familiares o personas
de otras organizaciones sobre el modelo
de la vida independiente de las
personas con discapacidad intelectual.

Gracias a este proyecto Elsa una persona
con discapacidad con grandes necesidades
de apoyo que pertenece
a la entidad Probosco
de Plena inclusión Canarias.

Ella puede vivir de manera independiente
junto a otras personas.

También a la fundación Gil Gayarre
por facilitar a Roland Gravenhorst
abandonar su residencia para vivir
de manera independiente.

Para acabar se leyó el manifiesto
de «Quiero mis llaves» ya que hay
personas con discapacidad intelectual
que no se respeta sus decisiones y
viven en residencias.

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Gracias Mi Casa, un proyecto promovido por Plena inclusión España en el que participa la entidad (Probosco de Tenerife de Plena Canarias), Elsa ahora disfruta de una vida independiente y en comunidad. Ella y sus compañeras de piso, todas ellas con discapacidad intelectual y grandes necesidades de apoyo, han pasado de residir en una institución masificada, donde no se les preguntaba qué querían comer o qué música preferían escuchar, a tomar sus propias decisiones.

Este es uno de los casos de éxito relatado en el seminario online ‘Desinstitucionalización: una vida como las demás’, organizado por Plena inclusión este martes, 28 de abril, y al que se han conectado 650 personas.

El encuentro ha contado con la participación de personas con discapacidad intelectual, familiares, representantes de organismos públicos de servicios sociales (Instituto Aragonés de SS), plataformas internacionales de personas con discapacidad intelectual (EASPD) y ONG de personas mayores (Fund. Matia) y personas sin hogar (Hogar Sí y Provivienda).

En las intervenciones se ha hecho hincapié en que la crisis del COVID-19 se presenta como una gran oportunidad para promover la transición a un modelo que permita a las personas con discapacidad intelectual, y de otros colectivos vulnerables, vivir como quieren vivir.

Mayte Sancho, de Fundación Matia, ha recordado que hace años se optó por un ‘modelo de mercado’, que aceptaba como mejor solución residencias de 200 plazas en las que se hacinaba a las personas, ya fueran mayores o con discapacidad.

Frente a esta realidad, algunas organizaciones como la entidad Gil Gayarre (Plena Inclusión Madrid) facilitó a Roland Gravenhorst abandonar la residencia en la que fue internado para vivir en la actualidad en su propio piso. “He perdido el miedo a vivir solo. Ya llevo cinco años así y ahora me siento útil e independiente”, resume.

El encuentro finalizó con la exposición del manifiesto ‘¡Quiero mis llaves!”, con el que las tres organizaciones impulsoras: Hogar Sí, Provivienda y Plena inclusión España, denuncian que “en España hay cientos de miles de personas que no pueden mostrar las llaves de sus casas y no les queda otra opción de residir en instituciones masificadas”. Para que eso no siga ocurriendo, para que su dignidad y sus derechos sean respetados, se seguirá promoviendo, desde Plena inclusión y desde otros colectivos sociales, una transformación necesaria.

Puedes ver el video de esta conversación aquí debajo. En nuestro Canal de Youtube están disponibles todas las grabaciones de nuestras conversaciones y seminarios online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba