Creer y convencer para vencer

Nestor Muriel colabora con la
Red Estatal de Hermanos y Cuñados
de Plena inclusión.

Es este artículo habla sobre el
Equipo de Apoyo a Familias
de Asprodes Salamanca

En él cuenta que estas familias
se estaban olvidando del entorno familiar
por ejemplo los hermanos o tíos
y que esta parte debía ser clave
y que debían contar los
verdaderos protagonistas.

Desde Asprodes no vieron
dificultad alguna y decidieron que lo
importante era intentarlo

Pensaron sobre:

– Compartir decisiones
– Los padres madres tenían dudas
por las personas con discapacidad
eran una carga para ellos.
– La visibilidad de los profesionales
sobre un visión de la discapacidad y de ser
sus aliados.
– Los órganos de las juntas directivas
que no se movían y que Asprodes pedía
un relevo del movimiento asociativo
y que lo importante era aportar y no apartar.

Gracias a estos 11 años de lucha
se han han logrado pequeñas victorias
en nuestro movimiento asociativo.

Pero aún queda mucho camino por
recorrer para mejorar la calidad
de la vida de los familiares, hermanos,
asociaciones y de todo nuestro entorno.

Para acabar os dejo una frase
de Miguel de Unamuno:
«Venceremos, porque convencemos»

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Néstor Muriel. Red Estatal de herman@s y cuñad@s de Plena inclusión

Siempre he sido muy de “citas”, pero ya sólo opto por las célebres. Margaret Mead, antropóloga y poeta norteamericana dice: “Nunca dudes que un pequeño grupo de personas comprometidas pueda cambiar el mundo. De hecho, es lo único que lo ha logrado”.

  • CREER: Para poner en marcha una idea, un proyecto, alguien tiene que creer en su viabilidad, en sus posibilidades de éxito. En el año 2009 alguien de mi asociación ASPRODES Salamanca (Raquel y el Equipo de Apoyo a Familias), y también alguien de la Federación de Castilla y León, creyeron que este movimiento de familias se estaba olvidando de una parte importante de las mismas: los hermanos/as, cuñados/as, primos/as, sobrinos/as, tíos/as, amigos/as, del entorno. Y que esa parte casi olvidada, podía y debía ser pieza clave en el devenir de la propia vida familiar, y ¿por qué no? del movimiento asociativo.
  • CONVENCER: Convencer a todas las partes implicadas en esta historia se antojaba complicado. Se comienza por los que serán los protagonistas principales, los herman@s y cuñad@s.

En ASPRODES, mi asociación, ese convencimiento no fue difícil: los herman@s y cuñad@s pensamos enseguida que había que intentarlo, no sabíamos muy bien cómo, pero teníamos claro que no había nada que perder, y sí mucho por ganar.

Convencer a nuestros herman@s/cuñad@s con discapacidad fue sencillo, como no van a desear que formen parte de su vida, los apoyen, los acompañen en sus decisiones y compartan con ell@s sus momento buenos y malos.

Los padres/madres tenían dudas: “mientras nosotros estemos”, “tú tienes tu propia vida”, “esta carga es nuestra” eran frases recurrentes, que fueron cambiando al ver que queríamos y debíamos estar ahí y protagonizar la transición tranquila en la familia.

Los profesionales se fueron convenciendo a medida que les demostrábamos que podíamos ser aliados porque tenemos otra visión sobre la discapacidad, creemos en los nuevos modelos de atención, y podemos ejercer de mediadores entre ell@s y nuestros padres/madres, pero sin perder el espíritu crítico.

Y por último están los órganos de decisión y las juntas directivas de las asociaciones, anquilosadas e inmovilistas en muchos casos. En ASPRODES se convencieron rápido de que es importante tener relevo asociativo, que somos el presente de las asociaciones, y comprendieron que venimos a "aportar” y no a "apartar".

  • VENCER: No entendáis la victoria como lo contrario a derrota, porque significaría que ha habido lucha, enemigos. Aquí no, tod@s remamos en la misma dirección, y era lo que queríamos los herman@s/cuñad@s: que nos dejaran remar junto al resto.

Y en eso estamos desde hace 11 años, logrando pequeñas “victorias” en nuestras asociaciones, federaciones y confederación.

Queda camino por recorrer, gente que convencer, estructuras que doblegar, pero entre tod@as, lo lograremos. La única pretensión de nuestro movimiento es mejorar la vida de nuestros herman@s, de nuestras familias, de nuestras asociaciones, y del movimiento asociativo en su conjunto. Termino con otra “cita” de mi admirado Unamuno adaptada a nuestro movimiento: “Venceremos, porque convencemos”.

AVANCE DE VOCES: Este artículo es un adelanto del número de septiembre de la revista mensuel de Plena inclusión. La mejor forma de que no se te pase la fecha de su publicación es que te suscribas a la revista VOCES. Recíbela cómodamente en tu mail de forma gratuita. Regístrate aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba