Infórmate

Para transformar hay que contagiar y convencer (Un Paseo de Jane con PlenaLab)

Noticia | 07 Marzo 2020

Valor:

Empezamos a caminar en fila por una acera estrecha. Hoy es jueves y el primer mes de 2020 está a punto de escaparse del calendario en un día frío y gris.

Somos nueve, trabajamos en Plena inclusión y venimos de diferentes sitios de España (Canarias, Ceuta, Albacete y Madrid). Esta mañana nos une la curiosidad y unas incontenibles ganas de aprender. Desde el equipo de Transformación y en el marco de PlenaLab, el nuevo sistema de redes de Plena inclusión, nos proponen hacer un Paseo de Jane. ¿Y eso qué es? Se trata de un intercambio de experiencias e desde la innovación social que viene de lejos (en el tiempo y en el espacio). Esta mañana la propuesta se ajusta como anillo al dedo a una experiencia que promete nuevas ideas para Plena inclusión.

Empezamos en ‘Los geranios’. En el barrio de Ventillas, en la zona norte de Madrid, un grupo de emprendimiento social creó hace 5 años un proyecto de ‘coworking’ con el que se quería dinamizar una zona de la capital golpeada por la precariedad y la falta de alternativas.

Comunidades de relación

Fran y Erica, que son quienes ahora lideran el proyecto, nos cuentan sus sueños iniciales, los logros obtenidos y las dificultades con las que se toparon en el camino. Desde un principio conectaron con la gente del barrio y buscaron ser algo más que un espacio físico para el emprendimiento. Así lanzaron iniciativas como las ‘cañas sociales’, con las que juntaban para charlar en un entorno amigable a gente diversa con ganas de hacer cosas. “Tratamos de potenciar nuestra capacidad de conectores vinculando a personas diversas, creando comunidades de relación en torno a objetivos de transformación social”, confiesa Fran.

Sus esfuerzos en la línea de facilitar procesos innovadores han obtenido algunos resultados positivos como acoger grupos de mujeres emprendedoras del barrio que hacen trueque con sus habilidades: “Una pinta y otra sabe moverse en redes sociales. En todos los casos son complementarias y pueden apoyarse sin gastar dinero”, añade Erica.

Humanidad para la UCI

Abandonamos el distrito de Tetuán y cruzamos la ciudad, de punta a punta y bajo la lluvia para arribar en el municipio de Fuenlabrada, uno de los que componen el cinturón Sur de Madrid. Allí topamos con la experiencia de la HUCI (Humanizando los cuidados intensivos). Este proyecto, que surgió en el Hospital de Fuenlabrada hace seis años, se ha extendido por otros hospitales del país e incluso por Latinoamérica. La idea parte de Gabi Heras, un médico inquieto y con capacidad para ilusionar que empieza a promover la reflexión sobre la práctica médica en relación con el grado de deshumanización que alcanza cuando te olvidas de la atención a la persona. “Queríamos hacer algo y al final nos pusimos a hacer una revolución”, reconoce Ángela Alonso, médica de la UCI del hospital de Fuenlabrada y una de las promotoras del proyecto HUCI.

Empezaron aumentando el tiempo de visita de las familias a sus seres queridos internados en cuidados intensivos. “Abrimos las puertas de las UCIs. Pasamos de horarios de visita de 1 hora a horarios de 12. Entonces los visitantes pasaron a ser acompañantes. Esto solo fue el inicio”, explica con pasión Alonso. A esta novedad le siguieron otras muchas que incidían en escuchar a las familias y a los pacientes, poniéndoles en contacto para que compartieran experiencias en grupos de apoyo y conectándoles con profesionales de la medicina. Así se decidió en convertir las UCI en espacios más habitables. “La experiencia de pasar por una UCI es traumática para casi todo el mundo. Por eso, muchos de los pacientes cuando abandonan el hospital siguen sufriendo durante años el ‘síndrome post cuidados intensivos”, relata.  Sus propuestas no cayeron en saco roto y consiguieron implicar al gerente de su hospital quien les facilitó medios para llevar adelante su sueño. “Hay que contagiar y convencer para transformar”, reflexiona la doctora Alonso sobre el aprendizaje obtenido.

 

 

Agregar comentario