Infórmate

Antonio Gómez: “La Navidad me ha regalado la oportunidad de trabajar”

Noticia | 30 Diciembre 2019

Valor:

Antonio y Karen
Lectura fácil

Lectura fácil

¿Cómo pasan la Navidad
las personas con discapacidad intelectual?
Esta es la historia de Antonio Manuel Gómez Delgado.
Tiene 36 años.

Él tiene discapacidad intelectual
y ha estado en una cárcel canaria desde 2015.
Plena inclusión Canarias le apoya.

Hizo una formación para ser mozo de almacén.
Ahora está en libertad condicional.
Quiere decir que vive en libertad
pero tiene que cumplir algunas condiciones.

Vive con su madre y con su novia Karen.

Él ha conseguido trabajo en una lavandería.
Antonio dice:
“El regalo más grande de Navidad
es mi nuevo trabajo”.
Su siguiente reto es aprender a conducir.

Estas navidades, él ayudará a su madre
a cocinar la cena del 24 de diciembre.
El día 25 de diciembre comerá en casa
de la familia de Karen.

Antonio anima a todos y todas
a luchar para tener una vida mejor.

¿Cómo pasan estas fechas las personas con discapacidad intelectual? Plena inclusión quiere compartir una serie de historias diversas. La primera nos lleva a un centro penitenciario canario.

Antonio Manuel Gómez Delgado tiene 36 años. “Es de esas personas que nunca dejan de sorprenderte”, nos señalan desde Plena inclusión Canarias, federación que le apoya.

Él cumple condena en el Centro Penitenciario Las Palmas I desde 2015. Gracias a su buen comportamiento conducta y el apoyo de la federación, Antonio pudo conseguir el tercer grado.

Mientras disfrutaba de ese beneficio penitenciario, realizó una formación de mozo de almacén, que le permitió no pasar la noche en prisión. Actualmente disfruta de la libertad condicional. Convive en casa de su madre yo con Karen, su pareja, con quien mantiene una relación desde hace dos años.

“Uno de los grandes regalos de la Navidad para Antonio –nos comentan desde Plena inclusión Canarias-, es que ha conseguido un empleo en una lavandería, gracias a su esfuerzo y constancia”.

Él es una de las personas seleccionadas entre muchas que optaban a este trabajo. Cuando le preguntamos a Antonio cómo iba a ser su Navidad, nos comenta: “Muy feliz, junto con mi madre y mis hermanos, toda mi familia. Que siempre me han apoyado”.

Él ayudará a su madre a cocinar la cena del 24. Comeremos todos en su casa. El 25 comerán en casa de la familia de Karen.

“El regalo más grande es mi nuevo empleo –confiesa-, después de estar tanto tiempo esperando. Ahora, a por la siguiente ilusión: sacarme el carnet de conducir.”

Desde la federación canaria, señalan a Antonio como “un gran ejemplo de constancia y superación”. Su historia de vida puede servir de inspiración para otras de las personas que se encuentran en una situación similar.

Él anima a todos y todas a caminar para tener una vida mejor y llena de oportunidades.

Agregar comentario