Es cuando el juez decide
que la persona necesita apoyos
en casi todos los ámbitos de su vida.
La persona que da los apoyos
se llama tutor o tutora.

La tutela es el resultado
de un proceso de modificación
de la capacidad jurídica.

Versión en lectura difícil

Este contenido está en lectura difícil Este contenido NO está adaptado a Lectura Fácil

Institución de guarda que se utiliza cuando se declara la modificación total de la capacidad jurídica de una persona, para apoyarla en muchos aspectos de su vida, como el financiero y de salud.

La tutela es un apoyo que se establece cuando el juez considera que una persona necesita muchos apoyos para poder tomar decisiones y saber qué consecuencias tienen.

Muchas personas con discapacidad intelectual pueden llegar a gobernar sus propias vidas si cuentan con los apoyos necesarios. Para aquellas que no pueden prever las consecuencias de sus acciones u omisiones, el ordenamiento jurídico cuenta con un mecanismo de protección, a través del procedimiento de la Modificación de la capacidad y el apoyo a través de la Tutela.

La tutela es una situación derivada de ese proceso previo de modificación de la capacidad judírica. Se establece como un deber ejercido siempre en beneficio del tutelado, y bajo la supervisión de la autoridad judicial. La regulación jurídica de la tutela está recogida en el artículo 222 y siguientes del Código Civil español.

Plena inclusión considera que la declaración Judicial de Incapacidad es una decisión de capital importancia, puesto que implica una limitación de la independencia y libertad de la persona. En consecuencia, debe producirse únicamente cuando sea necesaria para el bien de la persona, no motivada por ninguna otra circunstancia o interés y restringida a aquellas áreas donde verdaderamente precisa de ayuda. De igual forma, el ejercicio de la tutela, debe procurar el incremento, en lugar de la limitación, de la capacidad de la persona en el ejercicio de sus derechos. Debe considerarse como un apoyo más a la autonomía de la persona con discapacidad intelectual o del desarrollo. Debe dar prioridad a la calidad de vida y los derechos fundamentales de la persona tutelada por encima de otras circunstancial como su protección patrimonial.

Salvo evidencia en contra, los padres y familiares, deben ser considerados los primeros llamados a ejercer la patria potestad o la tutela, por su relación y vínculo con la persona tutelada, por lo tanto, el ejercicio de la tutela por parte de las Fundaciones Tutelares será siempre subsidiaria, se limitará a aquellos casos en los que la persona se encuentre en situación de desamparo familiar o social.

La Asociación Española de Fundaciones Tutelares es una entidad miembro de Plena inclusión que trabaja en toda España para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo (mayores de edad) cuya capacidad jurídica ha sido modificada o revisada por resolución judicial; ofreciendo servicios y recursos al alcance de las Fundaciones Tutelares, las familias y la sociedad en general.

La Asociación está compuesta por 25 Fundaciones Tutelares, distribuidas a nivel nacional, que apoyan a más de 2.200 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, mediante el compromiso de 175 profesionales, 260 patronos/as y más de 630 voluntarios/as tutelares.

Enlaces relacionados

Ir arriba