Autonomía personal

Capacidad de la persona para decidir y llevar a cabo las actividades de la vida cotidiana, utilizando sus propias habilidades y recursos. La autonomía se puede favorecer adaptando las tareas y el entorno y utilizando apoyos.

En Plena inclusión creemos que las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo deben vivir de forma lo más independiente y autodeterminada que sea posible. La autonomía y la independencia son valores inherentes a las personas. Por eso es importante desarrollar apoyos que garanticen y mantengan dichos valores y garanticen el modo de vida independiente para todas las personas con discapacidad intelectual que lo elijan.

Nuestras actuaciones en relación con el Apoyo a la Vida Independiente comparten la filosofía del movimiento de “Vida Independiente” (Independent Living), y están orientadas por la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Uno de los principios de esta Convención (artículo 3) es el “respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas”. La Convención también dice que las personas con discapacidad tienen “derecho a vivir de forma independiente y a ser incluidas en la comunidad […] con opciones iguales a las de las demás”. También a “elegir su lugar de residencia y dónde y con quién vivir”, para no verse “obligadas a vivir con arreglo a un sistema de vida específico”. También a tener acceso “a una variedad de servicios de asistencia domiciliaria, residencial y otros servicios de apoyo de la comunidad, incluida la asistencia personal que sea necesaria para facilitar su existencia y su inclusión en la comunidad y para evitar su aislamiento o separación de ésta”.

En nuestras entidades existen Servicios de Apoyo a la Vida Independiente (SAVI). Estos servicios se encargan de apoyar a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que viven de forma independiente, Esto se consigue fomentando la autonomía e independencia de estas personas mediante aprendizajes útiles para su desarrollo. También incrementando su seguridad, confianza y autoestima, y manteniendo o mejorando su estado físico y de salud. Además es importante fomentar la red de relaciones interpersonales de estas personas con sus familias, amigos, compañeros, vecinos, etc.

Por último, este Servicio se encarga de prevenir o evitar el internamiento innecesario, o la utilización de recursos más especializados de las personas con discapacidad intelectual, que con una alternativa adecuada pueden dar continuidad a su permanencia en el domicilio de modo independiente.

Todas estas actividades se orientan, en definitiva, a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo que viven de forma independiente, así como su plena inclusión en la comunidad (su entorno cercano).

Ir arriba